Jornada 9. El final del principio (XI)


Mara no podía creerse lo que estaba escuchando.

-¿Qué usted es mi padre? –preguntó la amnésica Mara confusa- ¿Y tengo un hermano llamado Xavier?

Ahora era el turno del sacerdote para parecer confuso.

-Me temo que no te entiendo… -dijo algo confuso el padre Xavier-. No soy tu padre y no sé si tienes un hermano llamado Xavier.

-Pero usted ha dicho que era el padre de Xavier y se ha referido a mí como hija suya… -señaló Mara desde lo alto del falso techo.

-Me temo que ha habido una confusión –dijo intentando explicarse el sacerdote-. Yo me llamo Xavier, padre es el título que me ha otorgado la Iglesia romana, y mi ofrecimiento era una forma de hablar. Dado que todos los sacerdotes consideramos a los seres humanos nuestro rebaño, nuestros hijos…

-¿Un sacerdote? –preguntó Mara, que no sabía si bajar o no-. ¿Qué clase de lunático va por ahí llamando hijos suyos a la gente que no conoce?

El sacerdote hizo una mueca.

-Te doy mi palabra que no soy peligroso –dijo tratando de tranquilizar a Mara-. Puedes bajar, ahora no hay peligro alguno y así podremos continuar con esta conversación.

Mara se lo pensó durante unos segundos, aunque lo cierto es que tampoco estaba en posición de poder elegir. Finalmente se arrastró como pudo y entre gesto y gesto de dolor giró su cuerpo para dejarse caer por el agujero cuidando de no volver a pincharse.

El sacerdote vio la herida en el abdomen de Mara.

-¿Te ha herido el zombie? –preguntó preocupado el sacerdote.

-No, no, no –se apresuró a responder Mara–, me he herido cuando subía por el agujero para escapar del zombie. Es una herida… natural. No me convertiré en uno de esos seres… al menos por ahora.

El sacerdote levantó la mirada hacia donde Mara señalaba y vio que efectivamente había una parte de la madera que estaba manchada de sangre.

-¿Puedo saber qué tienes en contra de los sacerdotes? –preguntó finalmente mientras ayudaba a Mara a recoger sus cosas.

-Que yo sepa… bueno… es que… en realidad… verá tengo amnesia, no recuerdo nada de antes de que los zombies caminaran sobre la tierra –le explicó Mara- por lo que no tengo muy claro algunos conceptos… como el de los sacerdotes. Aunque Gerald no habla muy bien de ellos… Algo sobre que son unos anticuados y que causan más problemas de los que resuelven…

-Ah, amnesia –dijo algo sorprendido el sacerdote e ignorando el otro comentario-, entonces es posible que eso explique muchas cosas. Me temo que no soy médico por lo que no puedo curarte la herida.

-Tranquilo –dijo Mara mientras sacaba varias cosas de su mochila-, yo ya tengo experiencia en heridas y siempre voy preparada. Como una girl-scout.

-¿Sabes lo que es una girl-scout pero no lo que es un sacerdote? -preguntó algo contrariado el sacerdote.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s