Jornada 9. El final del principio (IV)


¿Qué había pasado? No tenía sentido. Miró hacia abajo. Tenía un cuchillo clavado en el pecho. Casi no recordaba lo que había pasado.

Llevaba toda la mañana observando a su objetivo. Sin perderle de vista salvo ocasionalmente para comprobar la situación de los zombies.

Luego… luego alguien le había tocado el hombro. Pero no podía ser.

Nadie era tan sigiloso. Y menos… el psicópata, recordaba al psicópata.

El tío que hablaba solo. Pero eso no lo había descubierto hasta más tarde. Se había girado para ver quién o qué le había tocado el hombro y… lo siguiente que recordaba era estar sentado con un cuchillo clavado en el corazón y un loco hablando consigo mismo.

¿Pero cómo había podido ocurrir? Él era un profesional. Estaba entrenado para enfrentarse a estas situaciones. Estaba en una misión.

Y no había relajado su vigilancia. Pero aquel individuo se le había acercado por detrás como si nada y le había clavado un cuchillo en el corazón con gran maestría de manera que no le había matado, pero si quitaba el cuchillo moriría desangrado.

¿Qué estaba diciendo ahora? Se fijó mejor. No parecía hablar solo, parecía hablar con… ¿su bolsa de viaje? Intentó volver a mirar. El cuchillo no se había movido ni un milímetro. Pero él tampoco se podía mover. Y ahora el psicópata se acercaba.

-Buen chico –dijo mientras se ponía a su altura- sigues vivo, bien, bien, enhorabuena, vas a pasar a la historia… espero.

¿De qué demonios estaba hablando ese tío? Él sólo estaba ahí porque le habían encargado matar a alguien. Un don nadie que había molestado a las personas equivocadas. ¿Cómo iba a pasar a la historia? Y más con ese maldito cuchillo en… un momento… ¡ERA SU CUCHILLO! No, no podía ser. Era imposible. Recordaba tener el cuchillo sujeto en el chaleco, asegurado. Pero… volvió a mirar incrédulo. Sí, ahí estaba su señal, en la empuñadura.

-Bien, o te voy a explicar detalladamente en qué consiste la intervención que te haré, dado que podría interferir con el experimento –el loco seguía hablando con él como si fuera lo más normal del mundo- pero puedes confiar en mí, sé lo que me hago.

Simplemente te abriré un pequeño agujero en el cráneo, te extraeré un trozo de cerebro en una región que no usas y luego… bueno… luego ya veremos.

¿Cómo? ¿Qué le iba a abrir el cráneo? ¿A quitarle parte de su cerebro?

Escuchó cómo se movía hacía detrás suya. Y luego un ruido como de un berbiquí… empezó a notar cómo le corría líquido por la espalda.

-Bueno, un poco de sangre, no pasa nada, no te morirás por esto –le aseguró el psicópata que parecía creerse un doctor o algo así.

¿Cómo era que nadie le ayudaba? Seguramente sus compañeros le debían de haber echado ya de menos, ¿no? O al menos sus informes, ¿o no había pasado tanto tiempo? Notó algo extraño, recordó aquella vez que le introdujeron una aguja que tocó un hueso… era el mismo dolor… trató de gritar pero no podía… El dolor era insufrible… quería desmayarse, morirse, lo que fuera antes de seguir teniendo que soportarlo.

El ruido cesó al igual que el dolor. Notó que tenía los pantalones húmedos.

-A ver… creo que era esta región –escuchaba decir desde detrás-, ahora no te muevas… y estaremos enseguida.

Notó un leve pinchazo, como si le clavaran una aguja y luego… nada… ¿estaría ya muerto?

-Bien, la primera fase se ha acabado –dijo la voz que regresó al frente- ahora viene la segunda.

Le siguió con la mirada, ¿qué iba a hacer? Había agarrado el cuchillo… y se lo había arrancado. Vio como la sangre salía a borbotones del interior de su pecho. Comenzó a notarse adormecido. No podía mantener los ojos abiertos. La oscuridad se apoderaba de él, no podía pensar claramente.

-Muy bien –decía la voz cada vez más lejana- y ahora cuando mueras a ver si te conviertes en zombie o no.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s