Jornada 9. El final del principio (I)


Amanecía un nuevo día y Mara volvía a las afueras de la ciudad en busca de un pasillo por el que entrar en la misma en busca de… ¿en busca de qué? Había tenido esa discusión consigo misma durante los últimos días. Entrar en la ciudad no tenía ningún sentido práctico. La excusa de buscar información, supervivientes, víveres y esas cosas no se sostenía mucho, dado que de nada servían esas cosas si los zombies te atrapaban. Y había maneras más sencillas para conseguir la mayoría de esas cosas. Y aún así… Y aún así otro día más iba acercándose a la ciudad paso a paso con el objetivo de conseguir explorarla. Verla más de cerca. ¿A qué se debía esa fascinación por la misma? Tal vez a que no recordaba haber estado en ninguna ciudad.

Pero aquel día parecía ser diferente. Había algo en el aire… aparte de que estaba nublado y amenazaba lluvia. No lo había notado antes pero el hedor que siempre olía al acercarse a la ciudad parecía ser más débil. Y había tardado más en detectarlo. ¿Qué significaría?

¿Habrían muerto de repente todos los zombies del mismo modo que volvieron a la vida? Su esperanza se acabó cuando le llegaron los lamentos familiares llevados a cabo por los no-muertos. Doc decía que seguramente sería debido al movimiento que hacían al caminar que provocaba que sus pulmones se llenaran y vaciaran de alguna manera y ese aire pasara por las cuerdas vocales provocando ese desagradable murmullo.

Al acercarse más pudo apreciar a los primeros zombies. Pero a diferencia de los días anteriores apenas había una docena a la vista .Y estaban desperdigados por la calle. Donde antes había una cantidad de éstos que hacía imposible pensar en poner un pie en aquellas calles ahora apenas había unos cuantos y que además eran los que menos movilidad tenían. Algunos se arrastraban por el suelo. Otros estaban atrapados en jardines, edificios, o tejados…

¿Qué podía significar todo aquello? No podía ser que hubieran vuelto a la muerte. No había resto de cuerpos. ¿Se podrían haber convertido en polvo como en aquellas películas que había visto en el castillo? ¿Cómo los vampiros ésos? ¿Pero por qué no todos? Nada parecía tener sentido.

Claro que los zombies no eran precisamente algo lógico.

Se comenzó a acercar a la ciudad poco a poco buscando un acceso libre de zombies. Vio lo que buscaba. Un callejón del que no parecía salir ruido alguno y en el que no parecía haber zombies. Aquella idea suya era una locura. Pero al menos nadie moriría por su fijación en visitar una ciudad.

Sin que ella lo supiera, unos ojos la vigilaban a través de unos prismáticos e informaba a través de un walkie talkie.

Anuncios

1 comentario

  1. hola a todos.
    hace tiempo que llevo enganchado a “Apocalipsis Island”. me encanta el ritmo de narración, fresco y directo, aportando nuevos enfoques con los cambios de personajes y los saltos temporales, tejiendo a retazos una historia con cuerpo de una indudable calidad.
    sobretodo, quiero daros las gracias por hacer un trabajo tan bueno, con el que nos deleitais a los muchos seguidores de este genero minoritario, a veces tomado poco en serio.
    un saludo


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s