Jornada 8. El fin de los días IV (X). Ello


El camarlengo observó desde la ventana de su despacho como el coche que llevaba al padre Xavier salía de la Santa Sede y abandonaba su vida definitivamente. No había sido una decisión difícil de tomar. Mientras el sacerdote le iba contando su teoría se iba formando un plan en su cabeza, y Xavier podría ser un impedimento para el mismo.

-Quiero que informe al presidente de la república que le concederé una audiencia inmediatamente –indicó a un sacerdote que había en su despacho-. Además quiero que prepare una sala de comunicaciones con la que pueda comunicarme con el colegio cardenalicio y con todos sus miembros a lo largo del planeta a la vez.

El sacerdote tomó nota, asintió y salió inmediatamente para cumplir con sus órdenes. Los cardenales que había en el despacho le miraron después de escuchar esas órdenes.

Filippi se aclaró la garganta y se puso en píe.

-Por favor, ¿pueden dejarnos solos?

Indicó a todos los presentes que no fueran cardenales. Poco a poco se fue vaciando la habitación ante la atenta mirada de los cardenales que miraban de vez en cuando al camarlengo con cierta curiosidad.

Cuando ya sólo quedaban los cardenales y la puerta se había cerrado el camarlengo indicó a sus acompañantes que se sentaran y él se acercó a ellos con gesto grave.

-Estamos ante una intersección que puede marcar el destino de nuestra Iglesia por los años y siglos siguientes –comenzó a modo de presentación-. Todos ustedes saben que tenemos un Papa resucitado. Pero el padre Xavier ha confirmado mis peores temores. La criatura resucitada no es nuestro Santo Padre.

Hizo una pausa para que los cardenales se hicieran a la idea de lo que estaba diciendo.

-Al parecer esa criatura es lo que el mundo denomina como zombies –ante el estallido de voces que se formó cuando acabó la frase levantó las manos pidiendo calma-, y al parecer el mundo está a punto de sufrir una oleada de estas criaturas. Ya sé que es difícil de creer pero ustedes lo han visto con sus propios ojos. Ahora, lo importante es decidir qué vamos a hacer. Si revelamos esta información seremos el hazmerreír del mundo, y nunca más se nos tomará en serio aunque posteriormente se demuestre que teníamos razón.

Los cardenales callaron al escuchar esas últimas palabras.

-Nuestro siguiente movimiento debe ser calculado. Debemos hacer algo que asegure que la cristiandad saldrá reforzada de esta crisis que se avecina. Y que esa criatura esté entre nosotros es una señal divina.
>>Si manejamos adecuadamente este asunto… podemos decir que el resto de religiones dejarán de existir y, finalmente, el cristianismo será la única religión sobre el planeta. Quiero que comiencen a hablar con los miembros de sus congregaciones más poderosos. Los más católicos pero también los que tienen más poder. Quiero que les cuenten lo que les acabo de contar. Que tomen medidas de cara al futuro para salvarse a ellos y a sus familias.

-¿Y el resto de fieles? –Preguntó uno de los cardenales.

-Su fe les salvará si es lo suficientemente fuerte –luego hizo una pausa-… si lo que se aproxima es el Apocalipsis, ¿no prefieren tener a su lado cuando éste acabe al poderoso que volverá a levantar esta sociedad y que estará en deuda con nosotros?

Los cardenales se quedaron en silencio sopesando esa opción y asintiendo ante la idea del camarlengo.

Anuncios

2 comentarios

  1. Jajajaja, aparentemente este fragmento habla de la idea de la iglesia catolica desde hace mucho tiempo… los pobres que se jodan, la iglesia tiene que proteger a los ricos, asi pueden cobrar los favores… eres grande !!!!!

  2. no creo q este sea el mensaje de cristo, el salvese quien pueda


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s