Jornada 7. Ella. “El fin de los días Parte III” (XVIII) Por JD


Cuando acabó de comer volvió a su tienda y cogió la última carpeta que le habían dejado; el informe de comunicaciones era poco claro, todo eran especulaciones, pero leyendo entre líneas se podía entender que había demasiados fallos en las comunicaciones para ser casuales; cogió una serie de informes para llevarse con ella y se dirigió a la tienda de comunicaciones.

La cara del teniente al verla entrar no era precisamente de alegría.
-Capitana Grumpy, ¿qué puedo hacer por usted?

La militar sonrió.
-Su informe es un tanto flojo, vago, poco conciso; me preocupa que no quiera entrar en el fondo de la cuestión.

-Señora… -el teniente dudó-, permiso para hablar libremente.

Su superior asintió, el teniente se acercó y habló casi en un susurro.
-He estado revisando los informes, los diarios de comunicaciones, y sólo hay una explicación posible, es un trabajo desde dentro, estamos siendo saboteados por los nuestros -hizo una pausa-, y como comprenderá no puedo poner eso por escrito, las consecuencias serían…

La capitana Grumpy asintió.
-Póngame con el sector nueve -dijo mientras revisaba uno de los informes que había cogido; al cabo de unos minutos el teniente le pasó un teléfono de campaña.
-El responsable del sector nueve, señora.

-Soy la capitana Grumpy –dijo ésta tras coger el teléfono-. El informe de bajas ha aumentado dramáticamente; no tiene sentido; los informes anteriores indicaban que las calles estaban tranquilas y que no habían apenas disturbios… pero estamos teniendo más bajas ahora que al principio de la misión.

Hizo una pausa y siguió.
-Los informes de los supervivientes y heridos mencionan el fenómeno de que las balas no parecen tener efecto en la gente; además de actos de canibalismo y… ¿muertos resucitando? -preguntó leyendo del informe que tenía en la mano-. ¿Qué es esto de muertos caminando de nuevo? ¿Una broma?

La voz al otro lado de la comunicación parecía tensa.
-No señora –respondió-. Algunos de los soldados juran que es así, gente que debería estar muerta se vuelve a alzar.

La capitana volvió a coger el informe.
-¿Qué dicen los psiquiatras de estas… observaciones?

-Según ellos los testimonios son… reales, los soldados creen en ellos, la mayoría se encuentran en estado de shock, decían que las balas no les hacían nada, que debían destrozarlos para conseguir que parasen. Si fuesen uno o dos soldados no lo habría mencionado señora, pero los testimonios provienen de distintas unidades del sector.

Entonces, de repente sólo escuchó estática por el teléfono. Un soldado levantó la vista de su pantalla.
-Teniente, hemos perdido las comunicaciones con los sectores siete y nueve.

La capitana Grumpy miró al soldado, y luego al teniente.
-¿Cómo que hemos perdido las comunicaciones?

No podemos entrar en contacto con las unidades de esos sectores -se explicó el soldado.

La militar asintió con la cabeza.
-¿Es un problema técnico?

-No señora -continuó el soldado, estábamos haciendo pruebas como nos ordenó para intentar que nadie manipulara nuestras comunicaciones y… simplemente acaban de dejar de funcionar.

-¿Otro tipo de comunicaciones? -preguntó la capitana.

-Los teléfonos móviles han dejado de tener cobertura -informó el soldado-. No hay manera de comunicarnos con esos sectores.

La capitana Grumpy asintió.
-Demasiada casualidad que sea justamente cuando estábamos hablando de… muertos vivientes.

Anuncios

2 comentarios

  1. Se acerca la masacre!!!!! YEA!!!

    • Siiiiiii, ya llegan, ya están aquí…

      Jolín que miedo me está entrando


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s