Jornada 6. Él. “El fin de los días Parte II” (X) Por JD


¿Por dónde iba? Ah, sí. La muerte de mi padre, y mi descubrimiento del cuerpo humano. Es curioso cómo funcionan estas cosas… perdona, pero si no dejas de mover la cabeza podría hacerte daño. Te aseguro que tengo experiencia en quitar ojos sin dolor ni anestesia, es más… gratificante.

¿Cuál es la diferencia dices? Pues es una cuestión de práctica. Quiero decir, vosotros los soldados os entrenáis todos los días, disparáis, lucháis, todo para estar preparados. Pues yo hago lo mismo. Necesito seguir entrenándome. Y si no dejas de moverte podría hacerte daño.

Piensa que si no te movieras y me dejaras hacer mi trabajo… podrías seguir vivo. Quién sabe, incluso podría ser que tus compañeros, al descubrir que no respondes lleguen a tiempo de impedir que mueras. O, y eso también sería divertido, podría ser que el grupo de hippies ése al que vigilabas nos descubriera. ¿No sería irónico? Deberías tener fe en que puedes sobrevivir. Sino no tiene gracia.

En fin, cómo te decía después de lo de mi padre decidí que mi futuro estaba en la medicina. ¿Y sabes otra casualidad? Fue el ejército el que proporcionó esos estudios, y un arsenal de pacientes con los que entrenarme. Sí, otra ironía supongo. Verás, mientras estudiaba pensé en los pros y contras de estudiar medicina y dónde hacerlo. Era obvio que para mis futuros motivos no podía estudiar en un hospital universitario. Por favor… siempre tienes encima a un profesor, a un adjunto o a una enfermera. Y si alguien muere mueven cielo y tierra para averiguar qué ha pasado… en cambio, en el ejército… siempre hay guerras en el planeta. Siempre hay pacientes, siempre hay… ayuda humanitaria que proporcionar. Y a nadie le parece importar mucho si la cifra de muertos sube en uno o dos más… sin contar con el enemigo, aish, que curioso era…

Pero bueno, veo que no estás interesado en colaborar, que le vamos a hacer… te acabo de realizar un corte en la yugular, de esta manera irás perdiendo sangre, y te desmayarás. Seguramente no te dejaré morir… pero como no quieres colaborar, debo tomar este tipo de medidas, no serás testigo de mi obra de arte.

Es curioso esto de los ojos. La gente insiste en decir que son el espejo del alma, pero te aseguro que por más que lo he estudiado, y he diseccionado ojos, no he visto ninguna prueba de ello. Creo que más bien es simplemente un reflejo de la luz que la gente confunde con otra cosa. Fíjate en los zombies por ejemplo, todo el mundo dicen que reflejan la muerte, que no tienen vida. Pero en realidad simplemente es que… no parpadean. Simplemente eso. Y al no parpadear la película lagrimal que protege los ojos se pierde, y eso hace que parezca que tengan esa mirada… de muerto. Todo es una ilusión. Pero hay un par de cosas que me fascinan sobre esos zombies. A la larga, seguramente deberán perder visión, y quedarse ciegos. Piénsalo, nuestros párpados nos sirven para limpiar los ojos y protegerlos, al no usarlos, los ojos están expuestos a la luz continuamente, a las inclemencias, el polvo, el polen, todas esas cosas de las que ni nos damos cuenta… A lo mejor por eso tienen tan buen oído, porque pierden la vista poco a poco y pasan a incrementar sus otros sentidos.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s