Jornada 6. Él. “El fin de los días Parte II” (II) Por JD


Smith y Henry se miraron con gesto serio. El primero en reaccionar fue el ingeniero.
-¿Ése no era el encargado de vigilar al grupo de Brown?

El general asintió sombrío.
-¿Cuánto tiempo hace que perdimos la comunicación?

El soldado respondió rápidamente.
-No ha informado a la hora indicada, hace quince minutos -dijo mirando el reloj de su muñeca.

Smith torció el gesto y se levantó.
-De acuerdo, si dentro de otros quince minutos no ha dado señales de vida envíe una patrulla para encontrarle.

El soldado asintió y salió rápidamente del despacho.

Durante los siguientes minutos Smith y Henry se quedaron en silencio, evaluando las posibilidades. Smith se puso en píe.
-Vamos a la sala de comunicaciones -indicó mientras rodeaba su escritorio.

Henry se puso en píe y le siguió por la base.

Al cabo de unos minutos de paseo por las instalaciones se encontraban dentro de un ascensor que bajaba durante medio minuto y enlazaba con una enorme sala llena de monitores, dominada por diversas pantallas gigantes que estaban incrustadas en las paredes y que se veían nada más entrar al fondo de la sala. Tenía una forma semicircular de manera que desde la parte superior trasera de la sala podía uno vigilar todo lo que estaba pasando.

En las pantallas principales se veían diferentes mapas del mundo con decenas de puntos rojos parpadeando, así como de otros colores que en algunas zonas parecían juntarse y formar un punto de color más grande.

Henry sonrió.
-Cada vez que bajamos aquí recuerdo cómo se le quebró la voz a Gerald cuando se enteró de que existía este sitio. Pobre, se quejó durante media hora de que no aparecía en los mapas, de lo injusto que era el mundo y que necesitaba echarle mano.

-Que se joda -dijo secamente Smith que no tenía mucha simpatía por ese informático toca cojones-, suerte tuvo de que no le hiciera fusilar por invadir mi base y hacerla suya; armar a civiles y creerse el dueño de la misma.

-Ja, ja, ja… siempre tan simpático general -respondió Henry mientras ambos se acercaban al primer nivel de pantallas. La mayoría de las mismas estaban apagadas. Y sólo había un puñado de soldados en las terminales. Smith no confiaba en los civiles para ocupar esos sitios. Al menos, aún no.

-Bien, soldado, informe -dijo a un soldado que estaba en uno de los terminales que se puso en pie al escuchar la voz del general.

Amplio una zona del mapa local.
-Cazador informó de su posición y estado por última vez según lo previsto y situó al grupo de civiles en esa localización -dijo mientras aparecía un círculo alrededor de una zona del mapa- en su informe indicaba que su líder parecía muy enfadado pero que no había señales de posibles hostilidades.

Smith estudió el mapa local de la zona que conocía casi como la palma de su mano por haberlo explorado personalmente.
-De acuerdo, ¿qué sabemos de otros supervivientes?

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s