Jornada 4: Henry, el ingeniero industrial (XVII) Por JD


Marcó uno de los números de la factoría, una voz femenina algo sorprendida le respondió.

-Hola Sam, soy Henry, necesito que hagas un par de cosas por mí -dijo Henry mientras seguía esperando y vigilando los alrededores-. Necesito que prepares un cierre de emergencia total de la factoría, te prepares para recibir invitado y recopiles todo el material de seguridad, comida envasada y bebida que puedas encontrar y lo lleves al garaje 1 junto a los nuevos vehículos de pruebas.

-Supongo que si te pregunto, la respuesta será larga y aburrida.

-Si te lo digo no me creerías -respondió Henry respirando hondo-. Además necesito otro favor, necesito que llames a tu amigo y le pidas que active las sirenas de emergencia de mi complejo residencial.

-¿Qué está pasando Henry?

-Tenemos una infección en el vecindario y necesito avisar a todos los vecinos -respondió Henry esperando que Sam no siguiera preguntando.

-Lo primero lo puedo hacer, no es un problema, pero lo segundo… si no me puedes ser más específico me temo que no podré ayudarte.

Durante unos segundos Henry pensó en mentir, pero… ¿no sería buena idea que si existiera una posibilidad los de más arriba fueran informados?

-Zombies, Sam, tenemos una plaga de zombies. Están matando a los vecinos casa por casa, han venido un par de coches patrulla pero… seguramente los policías ya estén muertos… o no-muertos.

Durante unos segundos Henry temió que Sam le hubiera colgado.
-¿Sam?

-Sigo aquí, lo siento Henry, estaba pensando… de acuerdo, mi equipo y yo os esperamos en la factoría, y haré esa llamada.

Henry no podía creer que Sam no hubiera dudado de él, o le hubiera llamado loco, pero bueno, ése no era su problema ahora. La zona del vecindario en la que estaba seguía estando tranquila, Ellen salió con un par de maletas que colocó junto con el resto de cosas en la parte trasera del SUV, enseguida volvió a entrar.

El teléfono de Henry sonó.
-¡¿Se puede saber qué significa este mensaje apocalíptico que has mandado?! ¡¿Zombies?! Henry, has perdido la cabeza.

-Mira, en estos momentos no tengo ganas ni tiempo para discutir -respondió Henry un poco irritado-. Si quieres salvar tu vida mueve tu culo hasta la factoría, y si quieres morir, pues mira, quédate en tu linda casa rodeado de tus lindos vecinos hasta que te claven sus lindos dientes en tu lindo trasero -y colgó.

El stress de la última hora le estaba pasando factura, y no tenía tiempo para lidiar con tonterías, o confiaban en él o no. Vale, era un salto de fe tremendo, pero lo que estaba en juego también.

Jonathan salió llevando de la mano a los niños y los puso en los asientos traseros del SUV mientras les aprovechaba los cinturones de seguridad y comprobaba que estuvieran cómodos. Luego ayudó a Ellen con unas cuantas provisiones. Miró a su alrededor y luego a Henry.
-No puedo creer que esté ocurriendo esto.

-Me lo dirás a mí -respondió irónicamente Henry.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s