Diarios de la Primera Plaga (del diario de Mara). Por J.D. (IV)


Desde luego ha sido una noche para olvidar. Lo primero que recuerdo es incorporarme en la cama gritando como si me estuvieran arrancando el corazón, empapada en sudor y con un nudo en el estómago. Eso ha provocado la alarma en la casa y en mis compañeros de cuarto que estaban en el suelo. Durante los primeros segundos no sabía dónde estaba, estaba perdida, el grito saliendo todavía de mi garganta.

Entonces he empezado a escuchar una voz tranquilizadora diciéndome que no pasaba nada, que estaba a salvo. He tardado ¿un minuto? ¿Dos? No lo sé realmente, pero finalmente he reaccionado, mi respiración era todavía agitada, y notaba el regusto a ácido en la garganta. He mirado a mi alrededor y he recordado dónde estaba y al ver la mirada de alarma y consternación en mis compañeros me he enfadado conmigo misma. Mientras trataba de recuperar mi ritmo de respiración he notado que estaba llorando, aunque no sabía el motivo.

He tranquilizado a la gente, les he pedido disculpas y he salido de la habitación. No creo que pueda volver a dormir. Creo que no quiero volver a dormir por ahora. He relevado a uno de los centinelas del tejado para que descansara y he tomado su lugar. Necesitaba relajarme, y supongo que el aire frío de la noche y las estrellas en el firmamento son una buena manera para hacerlo.

Mientras miraba el bosque que se dibujaba a lo lejos he intentando recordar mi sueño. Pero era como intentar atrapar el aire con los dedos. Estaba ahí, al fondo de mi mente, escondido, pero no podía recordarlo, cuando parecía que iba a conseguirlo, que estaba conjurando una imagen… la perdía.

Es algo frustrante. Como tener una canción en la cabeza y su nombre en la punta de la lengua pero que nunca acaba de salir.

Mientras miraba el amanecer he tratado de quitarme la sensación que me acompañaba desde que me desperté. Una sensación como de suciedad, culpabilidad, la sensación de haber hecho algo malo. Y con esa frustración he recibido el relevo y he ido a la cocina a cubrir mi turno para hacer el desayuno.

Anuncios

1 comentario

  1. Va bien hermano, por mas que no haya zombies, es muy entretenida esta historia. Espero que nos reveles que es eso “oscuro” que guarda la prota ;D


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s