Diarios de la Primera Plaga. Por J.D. (I)


Hoy tenemos con nosotros a un nuevo escritor que nos acompañará durante algunos días y que aportará su grano de arena a Apocalipsis Island. Se trata de JD, un habitual de Dolmen, para donde ha escrito artículos, columnas, reseñas, supervisiones, informes de lectura entre otras muchas, muchas cosas. Sin poder evitarlo, ha caído en el para algunos recurrente pero siempre entretenido sistema del diario.

———————————————————————————————————-

“Hola, me llamo Mara, y mi mayor deseo es la paz en el mundo.” Je, recuerdo cuando escribía esas cosas en el diario. Era pequeña, y para mí cada cosa que escribía era superimportante. Cada cosa que me pasaba era una novedad. Un nuevo descubrimiento. Así era yo, sin preocupaciones y llena de sueños.

No recuerdo mucho de mi vida y mucho menos de los primeros días o semanas de lo que pasó. Ni cómo acabé con la gente que acabé. Doc dice que es algo post traumático, y que tal vez es mejor así. Que hay cosas que más vale que no recuerde.

Me acuerdo de la primera vez que en el grupo comenzamos a hablar de llevar diarios. Al principio nos pareció una locura, pero a medida que íbamos hablándolo la idea no parecía tan tonta al fin y al cabo. Para comenzar era una forma de reconocer que lo que estaba ocurriendo era real y no una locura o una alucinación, para mantener la cordura, pero mientras discutíamos del tema alguien sacó el tema de las futuras y presentes generaciones. Estos diarios podían servir de testimonio de lo que sucedió para que no se vuelva a repetir y además, si alguien los encuentra, como una lección que les mantenga vivos. Parecía un poco macabro, dado que si alguien leía el diario significaba que el dueño había muerto en la mayoría de los casos a manos de los zombies. Pero tal vez quién lo encontrara pudiera aprender de nuestros errores y sobrevivir ahí donde nosotros no lo habíamos podido hacer.

Ahora preferiría estar respondiendo a por qué quiero ser Miss Mundo a tener que lidiar con mi vida real. Pero supongo que como dicen, hemos de jugar con las cartas que nos reparten, no con las que nosotros queremos.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s