Jornada 9. El final del principio (VII)


Dio un rápido salto usando los estantes de apoyo y sus manos alcanzaron el agujero que había hecho. Hizo fuerza con las manos para comenzar a alzarse. No miraba hacia abajo. No debía. Tenía que concentrarse en subir. Lo demás daba igual.

Tenía medio cuerpo por encima del agujero. Parecía un falso techo o algo así. Daba igual. Había sitio para refugiarse. Fue entonces cuando notó un tirón hacia abajo. El zombie parecía haberle cogido del pie.

Lo zarandeó varias veces. Notó un fuerte pinchazo en el estómago y luego sintió que tenía el pie libre. Hizo un nuevo esfuerzo con sus brazos y se arrastró dentro del pequeño refugio. Estaba mojado.

Parecía tener goteras y el agua se colaba por algún sitio. Miró buscando una salida. No la había. Maldita sea. Otra vez atrapada. Giró su cuerpo y se asomó levemente por el agujero. El zombie la miraba desde abajo y parecía estar rugiendo o algo por el estilo. El brazo que se había pillado en la puerta lo tenía colgando y amenazaba caerse. Un espectáculo lamentable.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.